Conectemos en...

Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Sígueme en Instagram Suscríbete a mi canal de Youtube Sígueme en Pinterest Síguenos en Google+

DESAHOGO


¡A QUIEN CAR@&% LE IMPORTA!

La gente vive obsesionada con vigilar el peso de los demás. Si te ven comiendo algo con grasa o que tenga muchos carbohidratos te dicen “eso engorda”. Peor aún, se atreven a preguntarte si estás embarazada simplemente porque ganaste unas libritas.

Pero, ¡a quién car@&% le importa si estoy flaca o gorda!  ¡Lo importante es que YO me sienta bien y sea feliz! Esa gente entrometida no tiene idea de lo difícil que es tener una condición y batallar con ella para mantenerte saludable. Esa gente enferma vive pendiente a los demás y reflejan sus inseguridades criticando a todos los que viven a su alrededor. Te ven feliz y sin preocupaciones y de inmediato te buscan un defecto. Para colmo se regocijan cuando tienen la oportunidad de decírtelo en la cara.

A esa gente le digo que flaca o gordita siempre seré feliz.  El físico no define mi vida, mis metas. Cuando me miro en el espejo veo a una mujer segura y llena de vida. Capaz de enfrentar al mundo para lograr todo lo que se ha propuesto en esta vida que no es otra cosa que ser feliz.

No niego que me encantaría tener el cuerpo perfecto de mi adolescencia, pero acepto y vivo tranquila con mi realidad. 

Tampoco estoy diciendo que la obesidad es saludable, no. Lo que digo es que hay que respetar la vida de los demás y tener cuidado con la forma que uno dice las cosas. No sabes si esa persona tiene alguna condición o enfermedad que le hace difícil la tarea de estar en un peso saludable.

En mi caso, cuando me siento incómoda con las libras que he ganado comienzo una dieta saludable. Pero eso de estar flaca por complacer a los demás, JAMÁS.

La gente se complica demasiado. ¡Es fácil! ¡Vivan la vida! Además, para los gustos están los colores.

Mi esposo vive feliz con mis libritas extras. Prefiere la carne al hueso. Yo también. 



 __________________ 




Una cita con los MITA


Salimos del trabajo y fuimos a buscar al bebo al cuido. Mi esposo me dijo que quería ir a dar las vueltas a la Congregación MITA. Decidí acompañarlo.

Arrancamos en la esquina del “templo nuevo”. Mi esposo y yo caminábamos mientras mi bebo iba en el coche.

Vas caminando y pensando en miles de cosas. Ninguna relacionada a lo que está pasando a tu alrededor. De pronto, y sin darme cuenta, estaba orando igual que el resto de los caminantes. El murmullo de sus oraciones fue una invitación a la reflexión. Ese murmullo era fuerte, casi como el de un panal de abejas. Comprensible cuando hay cientos de personas orando en voz baja.

Se apoderó de mí un sentimiento inexplicable. Comencé a pedirle a Dios que cuidara a mi familia y que siempre le diera salud a mi hijo. Luego comencé a preguntarme por qué o por quiénes estarían orando los demás. Esas personas oraban por ellos, su familia, sus allegados, por ti, por mi, por nosotros.


La lluvia interrumpió la caminata y terminamos en el “templo antiguo”.

La hermanita Rosinín se dirigió a la audiencia. Habló y orientó sobre la importancia de estar preparado para cualquier evento catastrófico. También habló sobre la situación pública por la que atraviesa el líder de la congregación, Aaron.

No pertenezco a la Iglesia MITA por mi incredulidad. Sin embargo, respeto a esos seres humanos de cuya fe soy testigo cada sábado o cada momento que convivo con ellos.

Me visto del color que me da la gana, me maquillo, uso accesorios y voy en tacones. Nunca me han mirado raro o me han hecho sentir diferente. Al contrario, me respetan.

Una lástima que cuando la gente habla de la situación legal que tiene su líder Aaron, lo hacen mencionando la Iglesia y a sus hermanitos.  Lástima que hablen por lo que escuchan o le dicen terceras personas. Lástima que hablen de ellos sin conocerlos y sin haber vivido la experiencia.

Estar en su templo es un momento de paz. Disfruto de las oraciones y mensajes de “los hermanitos” así como de su música y alegría.

Me crié bajo el catolicismo. Sin embargo, mientras mi cita con los MITA sea agradable, enriquecedora y purificadora, seguiré compartiendo con ellos.

La ventaja de ser una hija de Dios es que, no importa donde estés, Él estará conmigo.


 __________________


Dime de lo que presumes…

Hay personas que no soportan que seas feliz. Se muestran incrédulos cuando te escuchan hablar bien de tu familia, tu trabajo o algún proyecto personal. Ellos tienen lo mismo pero la diferencia es que tú te lo vives y compartes esa felicidad.

Me ha pasado que cuando estamos en alguna reunión de “amistades” o compañeros de trabajo, alguien sale diciendo “dime de lo que presumes y te diré de lo que careces”.

¿Acaso tengo que ocultar que soy feliz?
¿Acaso tengo que callar que tengo la familia que soñé?
¿Acaso no puedo presumir que se están cumpliendo mis metas?

Como todos he tenido momentos de crisis. Como todos he sufrido altas y bajas en mi vida personal. Como todos he tenido situaciones complicadas en mi trabajo. Como todos he pasado frustraciones porque las metas se han prologado más de lo que he querido. Como todos he pasado situaciones económicas difíciles.

Si presumo que me va mal, ¿alguien me va a decir “dime de lo que presumes y te diré de lo que careces”? No creo.

¿Por qué es tan difícil alegrarse por el bien de otra persona? 

A esos que en algún momento me han salido con el “dime de lo que presumes y te diré de lo que careces” les digo, probablemente tengo todo lo que ustedes tienen: familia, hijos, trabajo, proyectos, etc.. Solo que yo veo el vaso medio lleno mientras ustedes lo ven medio vacío.

Exhorto a tod@s los que me leen a que sean felices. Vivan sus vidas con pasión e intensidad. Luchen por lograr sus metas. Compartan sus triunfos, sus logros. No dejen que las malas vibras los afecten. Sigan viendo el vaso medio lleno. Ser positivo y optimista es clave para ser feliz. ;-D

Un abrazo!


5 comentarios:

  1. Esta columna es de "empowerment". Me senti súper identificada. Haría un "copy/paste" con modificaciones (pq no tengo hij@s, yet)... Jejeje... Mil gracias! Te botaste... :)

    ResponderEliminar
  2. Lamentablemente en nuestra sociedad se fomenta la envidia y celo. Tenemos que trabajar para criar una generación proactiva y tolerante. Te invito a que leas mi ultima entrada que precisamente habla de este tema. http://bit.ly/w2V4co Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Myrjurip: dale pa'lante. Lo importante es que llegue el mensaje. ;)

    Carlos: Coincido. Amén! Jeje

    The Spanglish Mom: Tienes toda la razón. Leí tu columna. No hay mejores palabras. TVO el sábado!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...