jueves, 24 de enero de 2019

Cómo enseñar a tu hijo a encontrar la felicidad ¿ Es posible hacerlo?

Felicidad: Estado de grata satisfacción espiritual y física. Persona, situación, objeto o conjunto de ellos que contribuyen a hacer feliz. Ausencia de inconvenientes o tropiezos.

hijos felices

Todas las madres deseamos que nuestros hijos sean felices pero, ¿cómo logramos eso?

Todos sabemos que la felicidad es relativa. Con honestidad te digo que no fue hasta que me convertí en mamá que entendí de qué se trata la verdadera felicidad. Quizás porque antes no le presté atención o le di poca importancia pero, experimentar ese sentimiento que logra abrazar tu alma y hace que extiendas tus brazos y sonrías (a veces sin saber por qué), es algo que todos debemos vivir aunque sea una vez.

Yo siento que ese es uno de mis proyectos de vida como mamá. La responsabilidad de sembrar la semilla de la felicidad para que logre alcanzarla a través del amor propio, la gratitud y de disfrutar lo simple de la vida. Para eso, llevo mucho tiempo regando esa semilla con palabras y acciones que le permitan entender, pero sobre todo a abrirse y sentir ese abrazo al alma.

Esto que te comparto es un pedacito de mi proyecto. Son algunas frases o acciones que repito o se convierten en ejemplo para que poco a poco esa semilla florezca como debe ser, emocionalmente saludable y feliz. De pronto te ayudan a formar tu propio proyecto como mamá.

La felicidad está dentro de ti, solo tienes que dejarla salir

La felicidad está en aquello que lo hace sonreír

Felicidad es levantarse y acostarse agradecido

Felicidad es amarse y aceptarse tal como es

Felicidad es sentirse bien con uno mismo

Felicidad es poder ayudar a los demás sin querer o necesitar algo a cambio

Felicidad es disfrutar el momento

Felicidad es sentirse amado y valorado

Felicidad es tener un alma limpia

Felicidad es amarte y aceptarte como eres

hijos felices


La sobreprotección, el enemigo de la felicidad de nuestros hijos

Hace poco leía parte de un libro llamado "Criar niños emocionalmente felices cuando hay un padre enfermo" de la psiquiatra Dra. Paula Rauch y en varias ocasiones la autora hace incapié en el daño que hace la sobreprotrección emocional a la felicidad de nuestros hijos. Ella nos invita a que permitamos que ellos experimenten sus propios sentimientos para que aprendan a lidiar con ellos. Ese paso simple y que puede sonar complicado, es un gran escalón para que nuestros hijos sean adultos felices.

Entonces me hago eco de lo importante que es el que no sobreprotejamos a nuestros hijos y entendamos que es necesario que vivan ciertas experiencias para un desarrollo emocional saludable. ¿Difícil? Si. A ningún padre o madre que ama le gusta ver que sus hijos sufran. Sin embargo, al final del día todos sabemos que justamente eso hace que crezcamos y maduremos emocionalmente hablando. Nada como tener inteligencia emocional.

¿Qué piensas tú?

Un abrazo,
Lezeidarís

Fotos: Derechos de autor (Lezeidarís Morales Cruz)

No hay comentarios:

Publicar un comentario