Conectemos en...

Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Sígueme en Instagram Suscríbete a mi canal de Youtube Sígueme en Pinterest Síguenos en Google+

miércoles, 12 de noviembre de 2014

Los retos de ser una mamá que trabaja en casa

Foto: FreeDigitalPhoto.net
Ahora soy una mamá que trabaja desde la casa. En días recientes renuncié a mi trabajo. Llevaba 11 años laborando en radio y, si bien me encantaba lo que hacía, poco a poco fui perdiendo la pasión.  No se exactamente cómo pasó pero supongo (y sin darle mucha vuelta a la cosa) que se debe a que estaba descubriendo algo que me llenaba más, mucho más.

Hace 4 años que emprendí un camino alterno: el blogging. Con el nacimiento de mi hijo decidí abrir este blog y desde entonces no he parado. Todo se me estaba complicando. Para cumplir con mi familia, el blog, mi trabajo y conmigo misma, me estaba levantando a las 3 de la mañana los siete días de la semana. Vivía pegada a las redes sociales para darle seguimiento a las conversaciones que se generaban por mis post y ya el tiempo no me daba para mucho.

Mamás de todo el mundo se fueron conectando al blog y comencé a escribir para la familia de BabyCenter. La rueda fue cogiendo fuerza. Las marcas notaron la influencia del blog y comenzaron las invitaciones, campañas promocionales,  reseñas, viajes, entre otras tantas cosas. Así que la posibilidad de renunciar a mi trabajo de 11 años no era algo difícil de predecir. 

Y ahora aquí estoy, en casa. La gente creerá que estoy viendo televisión, escribiendo todo el día y pegada a la computadora pero, ¡NOOOO es cierto! Ser una mamá que trabaja en casa tiene sus retos. 

Ahora además de producir para el blog, se añade el tener que cuidar a un niño de 4 años que requiere atención todo el tiempo y encargarme de las tareas básicas del hogar. Si, porque estar en casa significa que ya no hay excusa para que haya ropa sucia en la cesta, para que las ventanas tengan telarañas o para que haya juguetes tirados por todo el piso. Peor aún, ya no hay manera de escaparme de la cocina. Mi marido pensará ¡pero si tienes todo el día para cocinar! :(

No es una queja. Me encanta estar en casa, cuidar a mi niño y hacer tareas domésticas. Todo menos cocinar. Pero bueeeno, dicen que no se puede tener todo lo que uno quiere en la vida. :D Además, me ha venido muy bien el cambio porque hemos retomado las caminatas.

A photo posted by Lezeidaris (@sermadrepr) on

Por ahora mi mayor reto es poder trabajar desde casa y simultáneamente atender a mi hijo que por su situación de salud no se ha reintegrado a la escuela. Él no entiende que estoy trabajando. Tener a mamá en casa es una delicia para él, alguien con quien jugar, ver películas, salir a caminar, pasarla bien, etc..  Ni hablar de los berrinches que me hace cuando toca la hora de estudiar. "Pero si quiero jugar", me dice. Entonces tengo que ingeniármelas para hacer cosas divertidas y que aprenda al mismo tiempo.

Nada, que me gusta esta nueva vida -aunque me siga levantando a las 3 de la mañana-. Me siento igual de cansada pero con la ventaja que estoy con mi niño y puedo hacer las cosas en el orden que yo quiera, como quiera y cuando quiera.

Y tú, ¿eres una mamá que trabaja desde casa? ¿Cómo te va? ¡Cuéntame!

Puedes dejar tu comentario aquí >>

1 comentario:

  1. Trabajo desde casa muchas veces. El nene va al colegio y la nena al cuido, y como quiera te digo que es de locos.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...