Conectemos en...

Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Sígueme en Instagram Suscríbete a mi canal de Youtube Sígueme en Pinterest Síguenos en Google+

miércoles, 24 de octubre de 2012

La madrastra: consejos para una buena convivencia

Si, soy madrastra de chicas extraordinarias. Las conocí cuando tenían 6 y 7 años. Su papá estaba recién separado por lo que ese primer encuentro fue intenso y estaba extremadamente nerviosa.  Tenía miedo al rechazo.

Trazamos un plan para involucrar a las niñas a nuestras vidas y hacerlas partícipes de todas nuestras decisiones como pareja. No hacíamos nada sin que ellas estuvieran de acuerdo. Hice de sus fines de semana los más divertidos para que siempre se animaran a venir y compartir con su papá.  Siempre les pedí que no me vieran como su madrastra sino como una amiga.  




Han pasado 14 años y esas niñas ya son unas mujeres de 20 y 21 años. Ahora compartimos menos porque -obvio- tienen otros intereses. Sin embargo, puedo decir con orgullo que todos los esfuerzos y sacrificios valieron la pena. 

Jamás tuve un encuentro de mal gusto con las niñas. Quizás porque soy hija de padres divorciados y conozco lo que se siente cuando papá y mamá rehacen su vida y forman otras familias.

Si estás pasando por ese proceso te recomiendo que:
  • No presiones a los hijos de tu pareja.
  • Dale el espacio que necesitan para procesar los cambios.
  • Hazte "invisible" cuando ellos estén en la casa.
  • Permite que tu pareja salga solo con ellos de vez en cuando.
  • Hazlos parte de las decisiones que tomen y que los afecte a ellos.
  • Nunca los confrontes (eso no te corresponde).
  • Canaliza tus preocupaciones con tu pareja.
  • Conoce sus intereses y envuélvete.
  • Habla con tu pareja para que desde el principio te de tu lugar.
  • Hazles sentir que son importantes para su papá.
  • Conviértete en su aliada e intercede por ellos, claro, con la complicidad de tu pareja.
Espero que estos consejos te ayuden a tener una mejor convivencia con los hijos de tu pareja. Piensa que estarán compartiendo por muchos años y que los adultos somos nosotros. Nos corresponde sobrellevar la situación y ayudarlos a salir adelante.

Ah, y te dejo con un comentario que me hizo una amiga sicóloga. "Cuando llega una separación, muchas veces llevan a los niños a los sicólogos. Eso está bien pero, los que realmente necesitan ayuda son los padres". Si los adultos tenemos las herramientas emocionales, los niños estarán muy bien equipados.

Foto: Pixabay

2 comentarios:

  1. Te admiro por haber asumido este rol exitosamente. No me imagino cómo sería yo de madrastra. El único comentario que no entendí fue "hazte invisible cuando ellos estén en la casa". Aunque sí entiendo el que no debamos invadirle su privacidad ni imponernos, pero sí creo que debamos hacerles entender que es tanto nuestra casa como la de sus papás. A menos que haya entendido mal...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En mi caso, evitaba cualquier situación que las incomodara. Las expresiones de afecto hacia su padre, por ejemplo, eran mínimas. Al ser hija de padres divorciados sufría mucho cuando veía que otra mujer -que no era yo- acariciaba mi papá. Recuerda que hay una etapa en la que nos creemos que ellos son nuestros. ;) A eso me refería con "ser invisible".

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...