Conectemos en...

Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Sígueme en Instagram Suscríbete a mi canal de Youtube Sígueme en Pinterest Síguenos en Google+

domingo, 24 de junio de 2012

ESTOPILLA... ¿PARA QUÉ?


Mientras limpiaba el armario de mi bebo, encontré la ropa con la que lo saqué del hospital cuando nació.  Recordé momentos gratos pero también me reí.  La verdad es que las madres somos cosa seria. Mira que gastar $50, $70 y hasta más de $100 en una ropa que nuestros hijos usarán una sola vez y para colmo nadie los ve. Jajajaja 
Recuerdo que hicimos todo un ritual para vestir al chico. La ropa le quedaba gigante pero se la pusimos. Yo estaba en bata y mi esposo en unos mahones (jeans). Ahhh, pero nuestro mini galán estaba en puntilla.  Salimos del hospital, lo ubicamos en su asiento de seguridad en el carro y nos fuimos para la casa.
¿Saben quién lo vio? Su papá, mamá y hermana.  ¡Nadie más!
Sabía que eso iba a pasar pero siempre hay quienes te recomiendan que compres algo especial. Como madre primeriza caí. Por suerte, mi cuñada fue quien quiso regalarle esa ropita que conservo. Está estrujada pero verla me trae hermosos recuerdos.
Ahora les pregunto, ¿cuántas de ustedes hicieron lo mismo? ¿Conservan la ropa?

4 comentarios:

  1. A mi me vistieron como princesa!! Aaawww

    ResponderEliminar
  2. Creo que es una tradición vestirlos de gala al salir del hospital. Qué bonitos recuerdo vinieron a mi mente.

    ResponderEliminar
  3. Yo vestí a mi nena de amarillo, porque según es de buena de suerte y también le quedaba enoorme la ropa, sólo que a ella si la vio mas gente jeje¡

    ResponderEliminar
  4. Pues a mí me hablaron de la estopilla, y de vestirlos de amarillo, pero nunca lo entendí. Mi suegra fue la más que insistió, y ella hasta le compró una ropa de estopilla amarilla!! Sabrá Dios cuánto le costó. Cuando se la fui a poner, le quedaba demasiado grande! Se veía ridículo, así que lo saqué en unas pijamas amarillas que había llevado. Por lo menos pegué el color. Cuando mi suegra se enteró, pegó un grito en el cielo, pero ¿sabes qué? Ella ni lo vio, porque no fue al hospital ni a mi casa. Así que tan tan, hice lo que me dio la gana, y no se cayó el cielo!! Jeje

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...