Conectemos en...

Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Sígueme en Instagram Suscríbete a mi canal de Youtube Sígueme en Pinterest Síguenos en Google+

viernes, 17 de febrero de 2012

ANGUSTIA


Estábamos durmiendo cuando se escuchó un ruido que provenía del cuarto de mi bebo. El padre saltó en la cama y salió corriendo a verificar qué estaba pasando.

Yo, aturdida por la pesadez del sueño, solo lograba escuchar la voz de mi esposo diciendo: ¡suéltalo!.

Salí corriendo para el cuarto y veo que mi bebo tenía una espuma blanca en la boca.

¡Llévalo a la bañera!, le dije a mi esposo.

Cuando observo, mi chico había vomitado. No tiene fiebre, así que quizás solo le cayó mal la comida, pensé.

Limpiamos y recogimos todo. Nos acostamos nuevamente. De pronto, volvió a vomitar. En ese segundo incidente observé algo rojo mezclado con el vómito.

"¡Dios mío José el nene está vomitando con sangre!", grité.

Salimos a toda prisa para el hospital. Por suerte, siempre dejamos el bulto preparado. Precisamente para casos como este.

Camino al hospital me atacó la angustia de saber que mi bebo se sentía mal y que, al llegar, me podían dar malas noticias.

En la guagua vomitó otra vez y en la Sala de Espera también. Mientras, papá y mamá estábamos con el corazón apreta'o. El chico no quería comer ni tomar.

El cansancio se apoderó de nosotros según avanzaba la mañana. Nos quedábamos dormidos a la menor provocación. Uno, dos, tres cafés y seguía con sueño.

Después de medio día nos dijeron que los laboratorios salieron bien y su azúcar también. Una dieta sin grasas, una medicina para su estómago lacerado y otra para controlar las náuseas fue lo que nos dijeron.

Ya en casa y listos para acostarnos, volvió a vomitar.

Ahí me desmoroné y comencé a llorar sin parar. Lloraba por impotencia, por no poder arrebatarle el virus que lo atacaba.

Ser Madre trae muchas alegrías y aciertos a nuestra vida pero también trae momentos de angustia, impotencia y desesperación.

Hoy salió el sol. Confío que será un día mejor para mi coco.

1 comentario:

  1. Espero que ya esté mejor. Ciertamente cuando se enferman es un momento difícil.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...