Conectemos en...

Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Sígueme en Instagram Suscríbete a mi canal de Youtube Sígueme en Pinterest Síguenos en Google+

jueves, 21 de abril de 2011

¡ESTOY EMBARAZADA!

Desde pequeña solía decir que tendría  mi primer hijo después de los 25 años. Comencé la búsqueda de mi bebo para esas fechas. Aunque me asustaba la responsabilidad y los cambios que provocarían la maternidad  en mi vida, estaba decidida a enfrentarlo.

Padezco de una enfermedad que puede provocar infertilidad en algunas mujeres: endometriosis. Esto hizo que me sometiera a una serie de tratamientos. Ya había sido sometida a una cirugía.  Pasaron cinco largos años y la endometriosis amenazaba con atacarme severamente otra vez. El médico me instruyó y dijo que las píldoras anticonceptivas podían controlar el crecimiento del tejido que reviste el útero. Pero al pasar los meses me cansé de tomarlas. Justamente dos meses después de dejar las pastillas quedé embarazada.

¿Cómo lo supe?

Mi esposo y yo acostumbramos a comer  “chucherías” antes de acostarnos. Fritos y refresco para ser exactos. Esa noche, mientras veíamos televisión, noté que los Fritos estaban sosos (cosa difícil porque eso es saladísimo) y el refresco  parecía que estaba sin soda. Le dije a mi esposo, “esto sabe raro”. Me sentía rara.

El día siguiente, un sábado, fuimos a una farmacia. Allí aproveché y compré dos pruebas de embarazo sin que mi esposo lo supiera. Al llegar a la casa me metí al baño y, como si estuviera haciendo una maldad, me hice las pruebas. Me dio un ataque de risa y comencé a llamar (gritando) a mi esposo.

“Esto dice que estoy embarazada”, le dije. Todavía recuerdo su reacción de susto. Ese rostro no se me olvidará jamás. Ahí comenzó esta aventura extraordinaria  que hemos enfrentado con responsabilidad.

Pienso que lo que está para UNO llega sin importar los obstáculos físicos. Dios me dio la oportunidad y la estoy aprovechando al máximo. Sigo sus pasos y le estoy enseñando a mi hijo que también los siga.

Consejo

Si quieres algo lucha por ello. Confié en Dios y me premió. Tarde o temprano ÉL te recompensará.


Todavía conservo la prueba.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...