Conectemos en...

Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Sígueme en Instagram Suscríbete a mi canal de Youtube Sígueme en Pinterest Síguenos en Google+

sábado, 12 de marzo de 2011

INSTINTO DE PROTECCIÓN


||PROTEGER: Amparar, favorecer, defender. Resguardar a una persona, animal o cosa de un perjuicio o peligro, poniéndole algo encima, rodeándole, etc.||


Mi hijo no había cumplido los dos meses cuando ya dormía más de seis horas durante la noche.  Pensarás que eso es delicioso porque mamá puede dormir más.  Te equivocas.  Desde que Adrián nació mi sueño no es el mismo.  Me acuesto con la puerta del cuarto abierta, no prendo el acondicionador de aire, me despierto con el ruido mínimo, me levanto y voy a su cuarto para verlo y sentir si está respirando, etc..  Mi esposo está en las mismas.

Creo que el instinto de protección impide que nuestro sueño sea prolongado.  Ni siquiera la existencia del monitor puede calmar la ansiedad que ocasiona el pensar que algo malo podría ocurrirle y nosotros no estar ahí para protegerlo. ¡Eso me aterra!

No creo que estemos en un nivel obsesivo porque hay noches que las hemos dormido con tranquilidad (aunque con un ojo medio abierto).

No se ustedes, pero en ocasiones quiero que amanezca rápido para volver a besarlo, abrazarlo y decirle que lo amo. 

La oportunidad de SER MADRE es tan mágica y maravillosa que no quiero desperdiciar ni un segundo de mi vida en dejarle saber a mi hijo que lo amamos y que siempre lo protegeremos. 

No me importa perder horas de sueño si estoy vigilando el de mi hijo.

Esta columna se la dedico a un niño que no fue  protegido y que hace un año no está con nosotros. ¡Qué descanse en paz el niño Lorenzo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...