Conectemos en...

Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Sígueme en Instagram Suscríbete a mi canal de Youtube Sígueme en Pinterest Síguenos en Google+

sábado, 5 de marzo de 2011

FIDEL Y HUGO: MIS HIJOS PERRUNOS

Cuando supe que estaba embarazada pensé en el futuro de mis dos perros: Fidel y Hugo.  De inmediato saltó la interrogante de qué haría con ellos una vez llegara el bebé.  Me daba terror que le fueran a hacer daño, ya que ambos eran muy apegados.  De hecho, Hugo comenzó a  dormir dentro del cuarto desde que quedé embarazada.  El lazo que nos unía se hizo más fuerte durante los primeros meses.

Decidí buscar información sobre qué hacer para evitar que la llegada del bebé alterara a los perros. Fue sencillo y hasta divertido. Te voy a contar los trucos que me sirvieron:
  • Lavar sus camas y juguetes con un jabón de olor de bebé. Así el olor del recién nacido no será algo nuevo para ellos.
  • Poco a poco los fui bajando de la falda.  Les hice saber que ese lugar ya no será de ellos 100% y que deberán compartirlo. Ojo, debes hacerlo gradualmente para que no se sientan rechazados.

Estos dos ejercicios me fueron de mucha utilidad.  Aunque al principio me daba pena con ellos, sabía que lo hacía por su bien.  No quería que la llegada del bebé los tomara por sorpresa y que lo recibieran como un invasor. NUNCA pensé en llevarlos a un albergue o regalarlos. Cuando los adopté hice un compromiso de cuidarlos y amarlos.  Hasta ahora lo he cumplido. 

Una vez los presenté sabía que había hecho lo correcto.  Mi hijo y mis hijos perrunos se llevan de maravilla.

Consejo

Tirarlos a la calle o maltratarlos no es una opción. Si no puedes lidiar con la situación es mejor que pienses en la adopción.  Habla con el veterinario para que te oriente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...