martes, 10 de julio de 2018

Un feliz cumpleaños

¡Yeyyyy! Esta chica estuvo de cumple y lo celebró como ella solo sabe hacerlo, ¡tomando café! Jejeje 


¡Hola! Estoy mega agradecida porque el de Arriba me dio la oportunidad de celebrar un añito más de vida. Y me siento más agradecida aún porque en el camino me ha dado varias lecciones que me han encaminado a disfrutar más lo que me gusta y me hace feliz.

Es tan bonito llegar a esa etapa en la que solo te concentras en vivir, sentir y gozar lo que te regala el presente. Esa en la que todo lo que haces o dejas de hacer tiene un solo fin: estar bien contigo misma. Esa en la que te valoras más y te da la valentía que necesitas para sacar todo lo que te resta y añadir todo lo que te suma. Esa en la que le das la bienvenida a todo lo bueno y aprendes a desechar todo lo no tan bueno. Esa en la que los sueños se transforman. Esa que te da un nuevo impulso para conquistar tus metas. Esa en la que te sientes bendecida y reconoces lo afortunada que has sido por el simple hecho de poder respirar.

Ahora toca seguir sacándole el jugo a esta etapa porque por ahí se aproxima otra que, según me cuentan, es mucho mejor que esta. Wohooo! La espero con ansias.

Un abrazo ¡y a seguir celebrando!
Lezeidarís

*Te agradezco infititamente que estés por aquí y me acompañes en mis aventuras e historias. Gracias por ser parte de mi mundo, mi familia.

lunes, 2 de julio de 2018

Una escapadita con las #BoricuaPlanners

Foto: Angie de @tallandsassybyangiem

No te miento cuando te digo que ayer pasé un día increíble. Me escapé para ir a pasar la tarde con mis amigas favoritas, las #BoricuaPlanners. Un grupo de mujeres profesionales que tenemos algo en común; y no, no es la maternidad (aunque algunas son mamás). Lo que realmente tenemos en común es que compartimos el amor -y la adicción- por las agendas, la decoración y la planificación.

TN que nos obsequió @theplannersociety a través de @islabonitaplannergirl.
Foto: Lezeidaris (sermadrepr)

Como sabes, las agendas y yo tenemos un idilio desde hace algunos años y se han convertido en uno de mis pasatiempos favoritos. Aunque muchos no lo entienden, para mí es lo mejor del mundo mundial. 

Llevamos varias reuniones, pero esta vez fue más íntimo porque nos fuimos a la casa de una de las chicas (Lesly, del blog cronicasdemividaanomima.com). Una combinación de comida italiana y criolla fue parte de nuestro almuerzo y hasta el vino se coló.

Foto: Lezeidarís (sermadrepr)

Fue una tarde estupenda donde aprendimos técnicas para hacer clips, bolsillos y otras cositas que tanto nos gusta a las planner lovers. También hicimos sorteos, nos regalamos chucherías (que para nosotras son lo máximo), nos compartimos materiales y realizamos múltiples manualidades. 

Aquí intentando hacer un insert para mi TN nueva. Foto: Angie

¿Lo mejor de la tarde? Compartir. Escuchar las historias de algunas, las confesiones de otras y las experiencias de cada quien tras el paso del huracán María, nos hizo acercarnos mucho más. 

No hay duda que es un grupo maravilloso y me siento muy honrada de ser parte.

Si quieres saber quiénes pertenecen al grupo, visita nuestras cuentas en Instagram:


Un abrazo, 
Lezeidarís

martes, 26 de junio de 2018

Alimenta lo que eres... Lo nuevo de Special K


Este post es parte de una alianza con Special K. Las opiniones son mías.

¿Ya viste lo nuevo de Special K? Hace unas semanas lanzaron una campaña extraordinaria donde destacan la belleza de la mujer de una forma diferente. Esta nueva nueva visión se enfoca en resaltar lo que somos por dentro y de lo que estamos hechas. Esa fuerza interior que nos hace movernos y cumplir nuestras metas y sueños. 

No sé si recuerdas, pero hace unos años promovían los cereales como una forma saludable para bajar de peso ya que cuentan con nutrientes esenciales. Yo fui una de las que hice la "dieta Special K" y ciertamente me resultó. Pero esta nueva visión me gusta más, mucho más. Simplemente porque se aleja de los estereotipos y hace hincapié en la belleza interior. Clap! Clap!



Como parte de sus iniciativas para llevar el mensaje "alimentamos lo que eres", me invitaron al "Junte de Chicas K", una actividad de confraternización y de conexión entre mujeres que tenemos un mismo fin: recordar a todas las mujeres que para lograr nuestros sueños es necesario estar saludable, nutrir nuestra fuerza interior.

El cónclave de las Chicas K tuvo lugar en la terraza del Olive Boutique Hotel en el Condado. Allí participamos de varias dinámicas, entre las que se destacaron: hacer un vision board, escribir qué le dirías a tu yo de hace 15 años y posar para una artista que haría una caricatura nuestra. Obvio que participé de los tres y este fue el resultado...



Yo estoy súper entusiasmada con esta campaña porque se alinea perfectamente con el mensaje que estoy llevando a todas las mamás que me siguen: "Si tú estás bien, tus hijos y las personas que amas estarán mejor".

Sabes que me la paso escribiendo y compartiendo información para que comprendas lo importante que es el que incluyas tu nombre en tu lista de prioridades. También para que saques tiempo para ti, para que te alimentes bien y te hagas tus chequeos médicos de forma rutinaria. 

Sé, porque lo vivo, que las mamás tenemos muchísimas responsabilidades. Pero también sé, porque lo estoy haciendo, que es NECESARIO, IMPORTANTE y URGENTE que comencemos a cuidarnos.

Visita alimentateconspecialk.com ¡y únete a este movimiento!

Recuerda que también me encuentras en Instagram como @sermadrepr.

Fotos: Lezeidarís Morales para uso exclusivo de sermadrepr.com

viernes, 22 de junio de 2018

Productos para bebé que sigo usando con mi hijo de 8 años

Hace unos días llegamos de la playa y me fijé que mi esposo usó una crema "para bebé" que tenemos en el baño para calmar un poco el calentón que sentía en la piel debido a la exposición al sol. Resulta que esa crema es la misma que uso para mi niño desde que es un bebé. Mi hijo ya tiene 8 años y esa crema ha estado en la familia desde antes de su nacimiento (me regalaron muchas en el baby shower). Se acaba y volvemos a comprarla.

Lo mismo pasa con otros productos que son vendidos "para bebés". Desde la crema para las rozaduras hasta las toallas húmedas... son varios los productos que llegaron para quedarse.

Acá te comparto los que sigo comprando a pesar de que mi niño tiene 8 años:

Loción en crema - Específicamente la Johnson's Baby Lotion (el pote rosa). ¡Es que huele tan delicioso! Su aroma es lo más cercano al olor de bebé.



La crema para las rozaduras - La usaba cuando era bebé para evitar las rozaduras del pañal pero me di cuenta que es útil para tratar otros tipos de irritaciones en la piel.

Toallas con jabón humectante integrado - En el baby shower de Coco me regalaron unas toallas que venían con jabón y humectante integrado. Esas toallas tenían el propósito de poder darle bañitos a mi recién nacido sin necesidad de sumergir su cuerpo en el agua. Pues en casa seguimos comprando de esas toallas porque es más práctico a la hora de él bañarse solito y si vamos de viaje. Como el jabón es para bebés, si se toca los ojos mientras se baña no hay riesgo de que se le irriten.


Las toallas húmedas - Esas son nuestras mejores aliadas. En casa todos las usamos y para todo. Ahora mismo estamos usando las de Parent Choice de Walmart.

El shampoo para el cabello - Aunque mi niño suda bastante, el shampoo para bebés sigue siendo la mejor opción. No solo porque huele delicioso sino porque evita que se le irriten los ojos y la lucha para lavarle el pelo no es tan dramática.

Y tú, ¿qué productos para bebé sigues comprando a pesar de que tu niño(a)  ya está más grandecito(a)?

Me encuentras en Instagram como @sermadrepr.

Fotos: sermadrepr, Amazon y Walmart

martes, 19 de junio de 2018

Días de playa y sol... en familia

El familión.

Últimamente nos ha dado por pasar nuestros días libres como familia en la playa. No tengo idea de por qué no lo habíamos hecho antes cuando vivimos en una isla y tenemos varios balnearios cerca.

La playa se ha convertido en nuestro lugar de escape. Aunque amamos quedarnos en casa, ciertamente salir a tomar sol, escuchar las olas del mar y sumergirnos en aguas tan cálidas y cristalinas, son una recarga instantánea. Además, nos acerca más. Al estar dentro del agua no tenemos los teléfonos con nosotros y podemos conversar sin interrupciones y disfrutar tiempo de calidad juntos.

El más que se lo disfruta es el gran Coco. Ese niño está dentro del agua desde que llega hasta que nos vamos. Solo sale porque "lo obligamos" para ir al baño, tome agua y poder empavonarlo de bloqueador solar.

niño en la playa

Nuestras visitas a la playa son cortas pero procuramos despejarnos lo más posible. Regularmente llegamos como a las 8 de la mañana y antes de las 11 ya estamos fuera. Lo hacemos así para evitar las horas de sol más fuertes.

¿Cómo nos organizamos para ir a la playa?


La realidad es que no llevamos mucho. De hecho, en cada viaje llevamos menos. Pero aquí te lo resumo por si de pronto te ayuda:
  • Acostumbramos desayunar en casa, así que solo nos llevamos algunas meriendas y agua en una nevera pequeña.
  • Una sombrilla de playa y dos sillas.
  • Toallas grandes para cada uno.
  • Una muda de ropa para cada uno.
  • Los juguetes de Coco que no pueden faltar.
  • Gorras o sombreros para todos. 
  • Gafas para proteger a los ojos de los rayos del sol.
  • Una bolsa para recoger los desperdicios.
  • Ninguno usa cartera cuando vamos para la playa, así que ponemos nuestros documentos dentro de una bolsa plástica (tipo ziploc).
  • Siempre ando con un kit de emergencias que incluye cremas para posibles quemaduras, triple antibiótico, pinzas (en caso de pisar un vidrio o un erizo), acetaminofén y curitas (banditas).
  • Lo más importante... ¡bloqueador solar!
Y así nos vamos ¡y la pasamos increíble! Claro que aprovecho y le pido a mi esposito que me saque algunas foticos para la posteridad. :) (Si no puedes ver la imágen de abajo, haz clic aquí).



Espero que puedas sacar un ratito este verano y darte la vuelta por alguna playa, río o lago que quede cerca de tu comunidad. Seguro la pasarán delicioso y se conectarán aún más como familia.

Un abrazo,
Lezeidarís